Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

martes, 11 de abril de 2017

Legionarios: el necrófilo cuerpo militar que tenía que haber sido enterrado con la dictadura.



"¡Viva la Muerte!", uno de los lemas de la Legión

La España actual es cada vez más un esperpento valleinclanesco representado en el teatro de la pesadilla social. Una de tantas perlas del circo de los monstruos tuvo lugar estos días en Málaga. Un grupo de legionarios, que se encontraba en Málaga para rendir honores al Cristo de la Buena Muerte, realizó una visita a los niños ingresados en la planta de Oncología Infantil del Hospital Materno de Málaga. Fue organizada y coordinada por la comisión de actividades lúdico-culturales de ese hospital pública. Pretendía, se dijo, animar a los niños que sufren cáncer. La escuadra de legionarios desfiló por la ludoteca en la que se encontraban los niños, cantando el Novio de la Muerte, el macabro himno de este cuerpo militar que lleva escrita la barbarie en la frente y que incomprensiblemente sobrevivió a la dictadura franquista:
"Soy un hombre a quien la suerte / hirió con zarpa de fiera, / soy un novio de la muerte / que va a unirse en lazo fuerte / con tan leal compañera. / (...) me hice novio de la muerte, / la estreché con lazo fuerte / y su amor fue mi Bandera."
Muy adecuado para unos niños que están entre la vida y la muerte, ¿verdad? El esperpento habría sido completo si los legionarios hubieran gritado su lema de guerra delante de los niños enfermos de cáncer: "Viva la muerte". No llegaron a tanto: lo reservan para las ocasiones especiales en las que ejercen de imitadores de Rambo


*

Eran los años de la Transición... Poco después de cumplir los 18, un amigo y yo nos embarcamos en la aventura de ir a conocer Ceuta viajando en auto-stop. Otro amigo en común, un periodista aragonés, nos había facilitado la dirección de su hermano para que le hiciéramos una visita: un capitán destinado en una unidad de la Legión. Nos tomamos unas cervezas con él. Marcaba la distancia con los legionarios que tenía a su mando y no ocultaba su desprecio: él era un militar de academia, mientras que ellos apenas eran "una manada de borregos útiles que solo sirven como carne de cañón", nos decía. "En caso de guerra los mandas por delante, así que cuanto menos piensen, mejor", nos explicaba. A nuestro interlocutor lo habían enviado como primer destino al Sáhara después de salir de la Academia Militar de Zaragoza. La historia que nos contó resultaba espeluznante. Cierto día se decidió tomar una represalia contra un poblado saharaui. Se eligió a un grupo de legionarios y se les subió a un camión, entregándoles a cada uno una botella de whisky y varios cargadores de cetme. Fueron al poblado. La narración que nos brindó nuestro interlocutor sobre lo que pasó, nos puso los pelos de punta. Mi amigo y yo apenas éramos dos muchachos que acababan de cumplir los 18 años, pero jamás se ha borrado de mi cabeza aquel relato. La peor parte la llevaron las mujeres... No entraré en detalles.

"Cuanto menos piensen, mejor", decía aquel capitán. Sin duda. Imagino que para pensar ya está la popular cabra que han adoptado como mascota. "Muera la inteligencia" es un grito que le atribuyen al fundador de la Legión. Sin duda la cabra es el último reducto de la inteligencia en tal casposo cuerpo militar que siempre ha despertado las alabanzas de la extrema derecha -no es casualidad, pero también hay que recordar cuánto les lavó la cara el gobierno de Felipe González.



La Legión alardea de ser heredera de los tristemente célebres Tercios de Flandes, aquellos mercenarios que sembraron el terror por tierras flamencas, asesinando, saqueando y violando a su paso. La Legión Española, igual que la Legión Extranjera francesa, fue creada dando cabida a todo tipo de despojos humanos: criminales junto a aventureros sin escrúpulos y psicópatas variados. Violadores, ladrones, asesinos... encontraron refugio contra la Justicia en un cuerpo militar que borraba su pasado, a cambio de convertirse en perros de presa del colonialismo. No fue casual que Millán-Astray se inspirase en la Legión francesa para crear la española.


*

Más antigua que la española, la Legión Extranjera francesa fue creada en 1831, para proteger y extender el imperio colonial. Era la bayoneta del colonialismo francés, aunque también participó en las guerras imperialistas en suelo europeo. Al aceptar el alistamiento bajo identidad ficticia, la Legión extranjera fue refugio para todo tipo de criminales de todas las nacionalidades. Fueron los encargados de llevar el terror de la sangre a los pueblos oprimidos por el yugo colonial. Los comunistas hicieron justicia histórica aplastándolos en la guerra de Indochina, en la batalla de Dien Bien Phu. De Gaulle los envió también a Argelia, a torturar y asesinar en una campaña que buscaba sembrar el terror entre la población para debilitar al Frente de Liberación Nacional argelino. Hasta hoy, este cuerpo mercenario ha estado en todos aquellos sitios en los que el imperialismo francés ha necesitado de matones sin escrúpulos morales para defender sus intereses.

Imitando lo que era la Legión Extranjera, en 1920 se creó la Legión Española, con José Millán-Astray a la cabeza. El colonialismo español estaba siendo derrotado en Marruecos, así que por iniciativa de Millán-Astray se formó el cuerpo. Fue un proyecto personal suyo. Liberados de cualquier tipo de freno moral y legal, los legionarios de Millán-Astray sofocaron la rebelión anticolonialista de la forma que siempre han sabido hacer: sembrando el terror entre la población civil. En la guerra de África tuvieron patente de corso para emular a los que siglos antes extendieron el terror en tierras de Flandes.

Tiempo más tarde, la Legión fue traída a la península para sofocar y reprimir la Revolución de Asturias de 1934. Matar mineros también se les dio muy bien. Cuando se produjo el golpe de estado fascista de 1936, la Legión fue la vanguardia de los fascistas contra la legalidad republicana. Un manto de terror se extendió por todos los pueblos que iban tomando. Y en 1957-58, la Legión volvió a actuar en defensa de los restos del colonialismo español, durante la guerra de Ifni con Marruecos


*

Millán-Astray en 1938.
Millán-Astray, el padre de la criatura legionaria, se curtió en las guerras coloniales españolas, en Cuba y Filipinas, en aquella España que se negaba desesperadamente a despertar del sueño imperial. "Honor y patria", aunque como siempre apenas se trataba de la defensa de los intereses de la oligarquía. Forma parte ya de la Historia su encontronazo en la Universidad de Salamanca con Miguel de Unamuno

Conviene recordar que Unamuno apoyó a los golpistas que se alzaron contra la República y su gobierno constitucional. Se puso al lado de los militares sublevados. En el verano del 36 hacía un vergonzoso llamamiento "a los intelectuales europeos para que apoyen a los sublevados, declarando que representaban la defensa de la civilización occidental y de la tradición cristiana" (fuente). Pronto percibe la barbarie desatada, cuando amigos, compañeros, conocidos... son detenidos, torturados y asesinados por aquellos que él decía que venían a defender la "civilización occidental". Su arrepentimiento posterior no limpiará jamás su infamia, pero al menos tuvo el coraje de manifestarse públicamente. Fue un 12 de octubre de aquel fatídico año de 1936, una fecha que acabó pasando a la Historia, asociada a la necrofilia de la Legión.

Era el 12 de octubre de 1936. La Universidad de Salamanca celebraba en su Paraninfo la apertura del curso y a la vez la llamada entonces Fiesta de la Raza. Allí estaban las fuerzas vivas de la ciudad. En lugar destacado Carmen Polo, la esposa de Franco, y Millán-Astray. En su intervención, Unamuno se mostró crítico con lo que consideraba que era una guerra civil absurda, pese a haber apoyado la sublevación tres meses antes. Enseguida se produjo el alboroto de los falangistas presentes y Millán-Astray, golpeando la mesa con su puño, gritó: "¡Mueran los intelectuales! ¡Viva la muerte!". Hay distintas versiones sobre la respuesta de Unamuno al fundador de la Legión, aunque coinciden en el contenido de fondo. Ésta es una de las que circulan (fuente):
"Este es el templo del intelecto y yo soy su supremo sacerdote. Vosotros estáis profanando su recinto sagrado. Diga lo que diga el proverbio, yo siempre he sido profeta en mi propio país. Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho. Me parece inútil pediros que penséis en España."
*

"¡Viva la muerte!". Los perros de presa han sido siempre bien entrenados. Sorprende que este cuerpo militar necrófilo haya sobrevivido a la dictadura franquista. Pero, después de todo, el franquismo jamás se ha ido. Durante todos estos años, el PP le ha suministrado periódicas transfusiones de sangre, mientras que los gobiernos del PSOE han preferido mirar hacia otro lado.

4 comentarios:

  1. Te falta contar que los falangistas y Millán-Astray se quisieron lanzar sobre Unamuno, y que, cuando le zarandeaban, le tuvo que coger del brazo Carmen Polo y sacarlo de allí hasta el coche. Fue la que entendió el desprestigio que sufriría Franco a nivel mundial si linchaban a Unamuno en público.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Fue Carmen Polo quien se lo llevó agarrándolo del brazo.

      Eliminar
  2. Contaré mi experiencia viendo el"Desfile de la Victoria".
    En los años 50 mi tía, que trabajaba en el Banco de España, nos llevó a mis hermanos y a mí a ver eso desde los balcones del Banco. Había mucha gente viéndolo en la calle. Pero cuando pasaba la Legión, a paso legionario, eso era el acabose, aplausos, gritos de histerismo, era todo un espectáculo la reacción de la gente.
    Bien es verdad que en aquellos años la gente adulta que iba a verlo, eran de los segudores del régimen. Los opositores, o estaban en la cárcel, o desterrados, o huído, o procurando que no se les notara. Los niños mirábamos lo que había.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciadamente, aún hay mucha gente que aplaude de forma entusiasta al paso de la Legión, sea en desfiles militares o en procesiones de Semana Santa (esa es otra, la unión milicia clero). Muchos por adhesión ignorante a ese cuerpo necrófilo y colonial, como muy bien habéis descrito, a pesar de su intento de acomodarse a los nuevos tiempos, y otros, los que dan miedo de verdad, la derecha franquista que nunca se fue y que se siente identificada con ese cuerpo militar por su historia como fuerza de choque de la reacción en 1936 y al que todavía ven como posibles salvadores de la patria, si la ocasión lo demandase. Preferimos ser los novios de la vida.

    ResponderEliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.