Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

lunes, 8 de diciembre de 2014

Y del ninismo de Podemos surgió un sindicato ni-ni: Somos sindicalistas.




Era de esperar que de aquel partido, Podemos, que dijo al principio no ser un partido sino un movimiento (José Antonio Primo de Rivera dijo lo mismo de la Falange en su acto fundacional, en octubre de 1933!), surgiera un sindicato. Y como criatura parida en el ninismo de Podemos, en ese esperpento de "ni de derechas ni de izquierdas", también el sindicato que se prepara parece optar por la senda nini, según se desprende de los estatutos que han presentado.

Hasta el momento, lo que sabemos es lo que se deduce de los debates que han mantenido en el foro organizado al efecto, y también por los estatutos elaborados (disponibles en Dropbox), que aparecen presentados y firmados por una paritaria lista (sarcasmo) de 18 personas, 16 hombres y 2 mujeres, que serían a priori los responsables iniciales del sindicato (1).

Lo que han hecho los promotores de "Somos sindicalistas" en algunos de sus puntos, es un remix de diferentes estatutos sindicales de la "casta", siguiendo la creativa costumbre del copia y pega (como en su momento hizo Podemos con el programa de IU, aunque posteriormente comenzase a renunciar cada vez más a puntos de ese programa, amparándose en lo que un ilustre podémico denominó "cabalgar sobre las contradicciones"). Luego hay partes en los estatutos que se ve que son cosecha propia. Es sobre todo en estas últimas donde aparecen más incongruencias y aspectos chocantes. Comentaré algunos de estos aspectos.


Somos sindicalistas: un nuevo CSIF. Un sindicato nini que nace de un partido nini, en el que la ideología no importa.

Con independencia de que un sindicato sea grande o pequeño, influyente o marginal, de que esté secuestrado o no por una burocracia sindical que traicione los principios (tristemente ocurre), hay un aspecto clave que marca la identidad del sindicato: sus coordenadas ideológicas raíces. Desde tiempo histórico, el sindicalismo de clase mayoritariamente ha apostado en casi todos los países por unos objetivos finalistas -utópicos si se prefiere así, aunque no me gusta el término-; aceptando el reto de la lucha de clases, ese sindicalismo ansía la superación del capitalismo, la desaparición de las clases sociales, el final de la contradicción entre explotados y explotadores. Un objetivo final, una meta suprema, que implica la idea de acabar con la propiedad privada de los medios de producción a través de su socialización, y el paso a uno u otro modelo de sociedad socialista (que luego puede ser entendida de maneras muy distintas). Por mucho que esta sea meta utópica, tiene más importancia de lo que parece, ya que delimita la frontera entre aquellos sindicatos que aceptan el capitalismo como modelo -limitándose al aspecto reivindicativo- y aquellos otros que apuestan por la superación de este modelo -sumando así al aspecto reivindicativo de los primeros, el objetivo de emancipación de los trabajadores como clase-. 

Por este motivo, la ideología sindical es clave y marca la identidad del sindicato. Y por este motivo el sindicato siempre es político (cosa distinta a que puede o no ser partidista). Nada más ideológico y político que decir 'no tengo ideología', 'soy apolítico', 'aquí la ideología la dejamos fuera'. etc. Afirmaciones así forman parte de la tradición más rancia y derechista y, aplicado a los sindicatos, ha tomado forma en esa máxima tan repetida por la patronal y la derecha: 'el sindicato no tiene que tener ideología, solo defender a los trabajadores'.

Curiosamente este principio que, insisto, ha sido siempre el desiderátum de la patronal, de la derecha política, el sueño de la oligarquía cuando desencadena su lucha de clases y no quiere que haya respuesta, toma carácter de principio motriz en el nuevo sindicato de Podemos:
DEFINICION DE PRINCIPIOS 
Los principios inspiradores del sindicalismo de SOMOS SINDICALISTAS, son: 
IMPARCIALIDAD 
SOMOS SINDICALISTAS pretende ser un sindicato innovador y moderno al crearse sin ningún condicionante estructural ni ideológico. Es la línea directa de los ciudadanos/as (...).LIBERTAD IDEOLOGICALa base ideológica de SOMOS SINDICALISTAS es tan abierta y múltiple como lo es la sociedad. Entendemos que la ideología debe quedarse en el ámbito de lo personal para no condicionar el objetivo social. El único límite ideológico está en los pensamientos antidemocráticos y que no tengan una base ética.
Concretemos la lógica anterior:


Decididamente, la prometida pedagogía política de PIT ha terminado por engendrar esperpentos discursivos como esto. Sin entrar ya en la polémica conceptual deciudadanismo, ¿puede un sindicato de clase decir que es ideológicamente imparcial? ¿Qué milonga está vendiendo Podemos para decirnos: la ideología se queda en casa, "en el ámbito de lo personal", porque "no puede condicionar el objetivo social"? ¿Existen objetivos sociales desprovistos de ideología? ¿Es que no son opciones ideológicas? Es exactamente lo mismo que decían los sindicatos verticales franquistas en los tiempos de la dictadura. Señores/as de Podemos: la ideología no solo es omnipresente en todos los aspectos de la vida social, sino que además un sindicato que dice no tener ideología (porque se aparca, se deja fuera "en lo personal"), desprende tal tufo amarillista que a buen seguro ha de encender la libido de la patronal más de lo que ya está.

Tanto aparca la ideología el sindicato de Podemos, que al hablar de la "responsabilidad corporativa" señalan que "estamos absolutamente comprometidos y sujetos a la Constitución". Bien, sujetos estamos todos, nos guste o no. Más difícil es entender ese compromiso con el marco constituciónal actual, que muchos deseamos cambiar. Parece que no es el caso de "Somos sindicalistas". Menos mal que se definen "imparciales" desde el punto de vista ideológico.


Cantinfladas

En algún momento llegué a tener duda de que tales estatutos fuesen un fake, porque tienen detalles realmente sorprendentes. Un botón de muestra:
Artículo 2. Ámbito territorial 
Somos Sindicalistas es una organización con proyección internacional, 
Artículo 6. Afiliación 
Pueden ser miembros de Somos Sindicalistas los trabajadores/as que presten sus servicios dentro del ámbito territorial del sindicato.

Bien, de acuerdo, es sarcasmo, pero como decimos coloquialmente es que lo ponen a huevo.


Independientes sí, pero no.
DEFINICION DE PRINCIPIOS 
SOMOS SINDICALISTAS se concibe dentro de Podemos pero con la vocación de ser un movimiento Independiente y Transversal aunque con los mismos principios éticos de Honestidad, Participación y Transparencia.


La vinculación de "Somos Sindicalistas" recuerda bastante a la existente entre UGT y PSOE. Resulta poco creíble esa "independencia" del partido Podemos cuando es un sindicato que nace de tal partido y que viene a reconocer explícitamente que "se concibe dentro de Podemos". El sindicato se apunta al mismo tipo de mentiras que difundió Podemos en sus orígenes: "no somos un partido, sino un movimiento, un método", para luego ser un partido clásico. Que los promotores de "Somos Sindicalistas" nos vendan ahora la idea de que son independientes, es cuando menos un ejercicio de cinismo político.

Sueños

Los efectos del delirante discurso del buenismo asambleario llevado hasta el absurdo:
Artículo 16. La Asamblea General, está integrada por todos los y las afiliadas de Somos Sindicalistas. Es el órgano soberano del Sindicato y se reúne con periodicidad bianual tras ser convocada por la Comisión Ejecutiva. Los acuerdos que se adopten, de conformidad con los estatutos, son obligatorios a la afiliación.
Me imagino a un sindicato con más de un millón de afiliados (por ejemplo, CC.OO.) haciendo una asamblea general de todos para tomar decisiones. Evidentemente es imposible. Pero no parece que sea así para el sindicato de Podemos. En el foro de éste, incluso una de las personas que tomaba parte llegaba a plantear llenar el Bernabeu con una asamblea general del sindicato. Soñar es un acto libre, desde luego, pero viene a reflejar el delirio del nuevo sindicato. Al final sucederá lo que ocurrió con la asamblea de Podemos (que tan siquiera consiguió llenar la plaza de toros de Vistalegre): mucha asamblea, pero el que tiene la tiza es el que manda. Claro está: si no pasan de ser un grupo de amiguetes, es posible que consigan reunirse todos.

Incluso los sindicatos más asamblearios y con más experiencia en estrategias asamblearias (que son CGT y CNT) saben que esto no se puede hacer y para ello cuentan con su particular metodología representativa, que han ido puliendo a base de experiencia.


Comparativa: "Somos sindicalistas" y los sindicatos actualmente existentes, en cuanto a sus coordenadas ideológicas y objetivo final, de acuerdo a lo que figura en los estatutos de cada organización.  

He revisado los estatutos de 10 organizaciones sindicales, incluyendo el nuevo sindicato de Podemos.

De estas 12 sindicatos, 6 de ellos explícitamente mencionan como objetivo final la superación del capitalismo y la búsqueda de una sociedad socialista o libertaria (en el caso de los libertarios): CC.OO. CNT, CGT, SAT, Intersindical Canaria y LAB. 

Dos de ellos, los nacionalistas CIG y ELA sutilmente evitan pronunciarse en los estatutos, aunque sí explicitan el objetivo finalista nacionalista. A pesar de ello recordamos el claro vínculo de CIG con el nacionalismo gallego de izquierdas.

Los 4 restantes, UGT, USO, CSIF y Somos Sindicalistas, de forma explícita o más o menos implícita, aceptan el modelo capitalista; eso sí, con adornos y eufemismos.

Insisto: sin entrar en más consideración que la atención a la norma suprema de un sindicato, que son sus estatutos. Aquí no se trata de entrar en otro debate, sino de centrarnos en qué es lo que dicen los estatutos de cada organización. En base a esto, tenemos lo siguiente:
  
Para ampliar el tamaño y poder leer el cuadro con mayor facilidad, te sugerimos que descargues la imagen en el formato en el que está (png). Una vez descargada, al abrirla puedes ampliarla. 







Fuentes
Estatutos de CC.OO., SAT, CGT, CNT, CIG, ELA, UGT, USOCSIFSomos SindicalistasIntersindical Canaria LAB.


Notas
(1) La lista de los firmantes en el documento presentado por "Somos sindicalistas", es la siguiente:
Francisco Torrico López
José Tomas Navarro Hernández
Jordi López Gil
David Calvo Boticario
Vicenç Valles Esparcia
Jorge Varas Bodas
Antonio Doval Muñoz
Paz Moreno Ortega 
Antonio José Cortés Moreno
José Carlos Gismero Elez
Manuel Ortega Fernández
Raúl Navarro
Silvia Pérez Vázquez
Juan Pablo Martínez Bernardo 
Álvaro Macías García
Pedro Montero de Frutos
Santiago Perbech Sanz
Jose Luis Tortajada Agusti

24 comentarios:

  1. En los planteamientos anticapitalistas, el caso de CC.OO os puede chocar a más de uno. Sin duda CC.OO. está secuestrada por una burocracia que ha traicionado los principios de clase (por cierto, entre los promotores de Somos Sindicalistas hay alguno de la cúpula de CC.OO.). Pero hay corrientes internas que luchan por recuperar el sindicato para que vuelva a ser lo que fue y, en todo caso, en sus estatutos se mantiene ese objetivo final de superar el capitalismo (lo contrario que en el caso del otro gran sindicato, la UGT).

    ResponderEliminar
  2. He si y soy critica con CC.OO. por posiciones demasiado negociadoras, etc sin embargo, hay que tener en cuenta que un sindicato tiende, por fuerza, a ser reformista, no revolucionario. De todas formas a el le debemos las grandes movilizaciones obreras, desde su gran huelga general contra reforma laboral PSOE, etc. Por otra parte, hay que tener en cuenta que también sufre, como de siempre el PCE e IU un fuerte entrismo por parte de los poderes del sistema. Por muchos defectos que tenga, lo tiene hoy sumamente difícil, y el ataque contra CC.OO. ahora es una canallada, y lo del sindicato podemista una agresión fascista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy afiliado a CC.OO. En mi entorno laboral no tengo queja y creo que me siento representado por sindicalistas que para mí son modélicos. Obviamente soy consciente que no es así en todas partes y que en algunos sitios las quejas pueden estar justificadas (me refiero a los entornos laborales inmediatos). Pero en una organización tan grande tiene que haber de todo inevitablemente. También hago autocrítica: las veces que me han dicho a lo mejor 'oye, tú que sabes de esto, echa una mano en tal cosa', 'participa en esta comisión' 'acepta ir en las listas'... y pones disculpas a veces por comodidad (hay que reconocerlo), otras veces por falta de tiempo... Quiero decir que al margen de las críticas que se puedan hacer en los entornos más cercanos a los trabajadores, también los trabajadores tenemos que hacer -unos más que otros- un poquito de autocrítica, porque al final el sindicato somos todos.

      El problema de Comisiones no lo veo tanto en los entornos laborales como en la "nomenclatura" del sindicato. Aquella influencia que tenía el PCE hace mucho tiempo que se perdió y se notó: la cúpula sindical a partir de ahí entró en una vía tan de renuncias que daba no sé qué. Que hayamos tenido a Fidalgo como secretario general es la leche (un tipo que casi se presenta a las elecciones con el PP). Toxo, que era "cañero", ahora parece... en fin. Es un problema sobre todo de la cúpula.

      El año pasado casi rompo el carnet a raíz de lo de Miguel Ángel García, que me pareció absolutamente vergonzoso. La cúpula no lo cesó. Al final decidí tomarme un tiempo de reflexión. Conozco alguno de IU y del PCE que se ha pasado a CGT porque estaban hartos. Yo hasta lo he pensado también. Bueno, a pesar de todo sigo, aunque a veces hasta me da no sé qué decir que soy de CC.OO.

      Me considero afín al sector Críticos de CC.OO. ¿Por qué sigo? Pues porque creo que merece la pena luchar por el sindicato, por recuperarlo, por limpiarlo, por apartar a todos los burócratas que han traicionado lo que fue Comisiones. Si los críticos nos vamos quizás le estaríamos entregando a la derecha el sindicato y hay que impedir eso. Mi postura es que debemos "reconquistar" CC.OO. y si un día tiramos la toalla, mejor dinamitar el barco para que los enemigos no lo usen. Creo que merece la pena dar la batalla y que debemos darla y me gustaría que los compañeros de otros sindicatos de clase entendiesen esta postura que resulta muy INCÓMODA. A todo el sindicalismo de clase le interesa que los críticos de CCOO consigamos "tomar" el sindicato para evitar que los enemigos lo controlen.

      Por otra parte CCOO tiene muchas cosas buenas que a veces la gente no quiere reconocer. Hay conflictos importantes que han ganado gracias a al protagonismo decisivo de CCOO.

      Por último creo que CCOO debiera romper con UGT. Unidad sindical sí, pero eso ya no tiene que ver con la unidad sindical sino con compadreo de las cúpulas respectivas. Prefiero alianzas con sindicatos como CGT al compadreo constante con el chiringuito sindical del PSOE. Y evitar cosas que son humillantes para los trabajadores, como invitar al presidente de la patronal al congreso del sindicato: esa foto duele en el alma de los trabajadores. Sí o sí hay que limpiar Comisiones, particularmente la cúpula.

      Un saludo y disculpa el "ladrillo".

      Eliminar
    2. Tienes mucha razón en lo que planteas, y yo añado algo más. La cosa se empezó a fastidiar en CCOO cuando se fue Marcelino y entró como secretario Antonio Gutiérrez Vergara (no confundir con Antonio Gutiérrez Díaz "El Guti") en 1987, en pleno auge del PSOE. Pasó de una época reivindicativa a otra NEGOCIADORA-reivindicativa con el gobierno, donde pesaba menos la reivindicación. Estuvo hasta 2000, que lo dejó en manos de Fidalgo, con una promesa, que no se metería en política. En 2000 se presentó en las listas del PSOE por Madrid como independiente, y fue diputado, caradura. Es verdad que a veces ha votado contra las directrices del PSOE.
      Con Fidalgo pasó el sindicato a ser simplemente negociante-cediente. Así pasó, entregó CCOO al gobierno del PP y el palo que recibió en la cabeza en la manifestación del 1 de mayo de 2003 por un trabajador despedido de SINTEL. Le derrotó Fernández Toxo en 2008, fue muy reivindicativo en su vida sindical, pero cuando llegó a la cúpula de CCOO atenuó bastante su belicosidad, aunque es verdad que en el sindicato se recuperó bastante la lucha de los trabajadores, mucho más que UGT. Es verdad que le está tocando una época difícil, pues la movilización de los trabajadores ha bajado y en gran parte por el miedo a perder el trabajo y a su precariedad.
      En TODAS las cúpulas de partidos y sindicatos se tiende lamentablemente al conservadurismo. Hay que ser un Marcelino para resistirse a ese fenómeno, pero sería necesaria la resistencia al acomodo.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    4. El comentario de "Anónimo14 de diciembre de 2014, 12:42" "Los únicos sindicatos q pueden (...)" ha sido suprimido por no cumplir las normas que rigen la publicación de comentarios, por su contenido claramente ofensivo e insultante.

      Eliminar
  3. Una puntualización, pones al SAT como independiente y no lo es. El sindicato creó un partido político hace años que ahora está integrado en IU, la CUT. Candidatura de unidad de los trabajadores, es un partido socialista, nacionalista y asambleario. Tienen varios alcaldes, el más famoso es Gordillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo revisaré por la noche a ver si tengo un momento. Gracias Javier por la puntualización

      Eliminar
    2. Corregido, ¿como? La CUT se salió de IU el año pasado...

      Eliminar
    3. Los dirigentes del SAT estan en podemos y su lider natural, ahora es diputado por Jaen de este partido

      Eliminar
  4. Me aparecido un buen articulo analítico del sindicalismo en el Estado y sobre todo el desenmascaramiento , creo que que es la palabra adecuada del seudo sindicato de Podemos, un bodrio parecido a aquel sindicato del "Movimiento" interclasista y engañabobos que Franco coloco a los trabajadores a la fuerza “para que no estuviesen sin sindicarse” y que nuestro PIT también pretende colocarlo, no a la fuerza , pero desgraciadamente y dado el grado de confusión y aturdimiento de gran parte del mundo del trabajo, si de forma oportunista y perversa aprovechándose de la devastación ideológica que el sistema a provocado con sus técnicas de alienación mediática entre los trabajadores. Lo que si me ha llamado la atención ha sido la falta en tus análisis del sindicato izquierdista vasco LAB, un sindicato que en sus estatutos se declara abiertamente sindicato de clase y socialista y que si no me equivoco es la segunda fuerza, después de ELA en Euskal Herria. Sería bueno y clarificador algún comentario por tu parte al respecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio no pretendía hacer un análisis de todos los sindicatos, pero sí es verdad que desde el momento en que hago mención a SAT, CIG y ELA resultaba obligado hacer mención a LAB y a Intersindical Canaria y quizás a algún otro. No hacerlo supone un sesgo que no tiene justificación (demasiada prisa quizás en publicar la entrada del blog). Lo único que puedo decir es que tienes razón y que el olvido es imperdonable. En cuanto tenga un momento esta noche añadiré al texto una nota sobre el LAB y si puedo hoy -en caso contrario mañana- modificaré las dos imágenes para añadir más casos.
      Lamento la omisión, me disculpo y te agradezco mucho que nos hayas refrescado la memoria.

      Eliminar
  5. Hay que añadir a tu excelente trabajo el hecho de que el Coordinador general de IU, don Cayo Lara, está afiliado a CCOO, cosa que sé porque él lo hizo público y notorio, arengando a los afiliados de IU para que le siguieran.

    ResponderEliminar
  6. SE HAN REALIZADO MODIFICACIONES EN LOS CUADROS PARA SUBSANAR ERRORES Y OMISIONES.

    ResponderEliminar
  7. Habría que decirles a los sindicalistas de podemos eso de que el mero hecho de comprar el pan es un acto ideológico y por lo tanto político. Que no afinen tanto sus métodos que si no, no van a tardar mucho en hacerlos desaparecer. También que no se deben de preocupar mucho por la tarea, la desmovilización ya esta en marcha y es posible que ellos no hagan falta: desde que el efecto podemos esta en marcha han desaparecido las movilizaciones y conflictos callejeros, no hay broncas por los desahucios, nos siguen robando la sanidad y la educación y hay una especie de compás de espera que no hará mas que terminar de joder las cosas definitivamente. El siguiente paso si no se remedia, es una corriente fascista en la sociedad que se limite a echar la culpa a los emigrantes o a otros parias de la sociedad, esos a los que les puede tocar la lotería porque tienen uno de los muchos colegas honrados que quedan. La verdad, los comunistas de IU se debieran preguntar por que con unos mimbres tan débiles les ha robado la cartera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto q la aparición de Podemos hace q una respuesta directa, violenta o contundente a la degradación de las condiciones sociales a las q nos vemos sometidos resulte eclipsada por la relativa esperanza de cambio q este movimiento genera en amplios sectores de la sociedad.
      Sin embargo, también es cierto q para que este tipo de acciones sean eficaces, han de estar acompañadas de un amplio respaldo popular.
      Atendiendo a la realidad resultante del análisis de la sociedad en q vivimos, podría afirmarse q las masas trabajadoras se movilizan por indignación individual, no por consciencia de clase. La inexistencia de una reflexión político-social entre las clases oprimidas en base al desarrollo de los pueblos de manera colectiva y horizontal, es la clara demostración de q el individualismo, como sistema de organización social ha triunfado, integrándose por completo en la filosofía de vida del asalariado común.
      La emergente aparición de un movimiento asambleario de participación masiva es una auténtica revolución político-social, teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, y la cual es imposible llevar a cabo desde la división de las distintas fuerzas representantes de los intereses de l@s trabajadores/as.
      El Capital en su victoria, en su hegemonía, ha demonizado aquellos símbolos representantes de los movimientos revolucionarios q las masas adoctrinadas interpretan como radicales, irracionales, decadentes y fracasados. Podemos es un intento único en Europa de dirigirse a l@s desentendid@s (no a l@s ya concienciad@s) con el objetivo de buscar inquietudes y preocupaciones comunes entre las distintas generaciones y capas sociales. Es decir: para unir fuerzas entre l@s víctimas del expolio clasista distanciándose de etiquetas, de motes, rechazados popularmente por las masas adoctrinadas bajo el dictado de filosofía individualista.
      Podemos representa un movimiento social q, por primera vez en Europa, abarca tanto a sectores concienciados con la lucha de clases como a los q no lo están. Un fenómeno social q indistintamente de su "pureza" ideológica, es digno de ser considerado como un cambio político y social q hará historia y q se estudiará en las facultades como la emergencia de los socialismos del s.XXI en Europa.
      Salud.

      Eliminar
  8. Como se puede leer al final del magnífico resumen del libro

    LOS LIMITES DEL CAPITAL EN ESPAÑA: LAS RAICES DE LA 'NUEVA NORMALIDAD'

    "La transformación hacia una sociedad mundial cuya reproducción no esté subordinada a la acumulación de capital sigue siendo una necesidad urgente y que sólo puede nacer de la consciencia plena de la lucha de la clase trabajadora internacional. En este sentido, el sur europeo puede y tiene que convertirse en un laboratorio crucial de las políticas anti-capitalistas."

    - See more at: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/#sthash.kEwvEDMw.dpuf

    … y en este sentido, unos sindicatos independientes y anticapitalistas son y serán imprescindibles.

    ResponderEliminar
  9. Estando de acuerdo en la crítica al sindicato creado por Podemos, me gustaría hacerte unos matices al cuadro general que presentas. La mayoría de trabajadores se afilian a un sindicato para mejorar su situación, asesorarse, protegerse, etc... por tanto, eso es lo que refleja el posicionamiento del sindicato de Podemos, exactamente igual que, en la práctica, pasa en CCOO. Es cierto que no reflejar el objetivo de superar el modelo capitalista es un reflejo de una orientación corporativa... pero no me parece que se pueda exagerar en torno a esa cuestión. Al fin y al cabo, el sindicalismo, en la práctica, no puede tener el papel de asumir una pureza ideológica en el Tablero de Ajedrez de las relaciones laborales. En la misma CCOO se hace mención de que se agrupan trabajadores independientemente de sus credos políticos, religiosos, etc.. y el objetivo de superar el modelo capitalista no es más que retórico teniendo en cuenta su actual práctica sindical.
    Por otro lado, no sé si Somos Sindicalistas defiende la Soberanía Nacional, pero defenderla no implica apostar por ningún "interclasismo armónico". Bien al contrario. Finalmente, calificar de "socialistas" a sindicatos nacionalistas como LAB es inasumible. En primer lugar, no es cierto que lo sean en lo ideológico. El modelo que han desarrollado es de orientación cooperativista y socialdemócrata, con una clara aceptación del modelo en el que los trabajadores participan de la gestión de las empresas, o bien crean empresas con un "modelo social". Algo que haría las delicias del programa económico de Podemos, en el que ellos mismos se han calificado de socialdemócratas. En segundo lugar, esos son los que hacen Huelga en días diferentes al resto de trabajadores del "maléfico" "estado". Por tanto, yo los calificaría de sindicalismo de orientación nacionalista y de una inspiración claramente etnicista. No de Socialistas.
    Lo que a mi entender está claro es que CCOO debería recuperar lo que fue a todos los niveles, para que verdaderamente aglutinase a los trabajadores y fuese una alternativa a esa deriva corporativista de otros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Independientemente del grado de acuerdo que se puede tener, sin duda es del tipo de comentarios que ayudan a que se puede establecer un debate.
      En algunas cosas puedo estar de acuerdo y en otros no. Gustosamente por la noche expresaré mi opinión al respecto, cuando tenga un momento.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Respondo con retraso :-)
      Estoy de acuerdo en que la principal motivación de los trabajadores al afiliarse a un sindicato es la que bien mencionas. Y estoy de acuerdo en que el trabajo de un sindicato en el día a día, en lo concreto, en el ámbito laboral concreto..., en buena parte se centra en esa función reivindicativa de cosas concretas y en la defensa ante problemas concretos que surgen en la empresa (bien individuales, defendiendo a sus afiliados), o bien colectivos. Creo que es difícil de negar esto.
      Pero creo que haber olvidado esa metas "utópicas" que mencionaba, posiblemente ha sido un gran error de los sindicatos grandes. Más allá de la esfera inmediata, los sindicatos entran a jugar en el gran tablero político: cuando se negocia con el gobierno, con la patronal, etc. A la mayoría de los trabajadores por desgracia eso les despierta poco interés porque no lo ven como algo inmediato, pero al final resulta más decisivo que el resto de las funciones.que también desempeña un sindicato: pensiones, reforma laboral, etc., son problemas de mayor calado que la firma de un simple convenio colectivo. Y en ese nivel superior es donde la ideología resulta más decisiva. En función de los planteamientos ideológicos, se aceptarán o rechazarán ciertas cosas. Ahí es donde yo creo que sí tiene importancia la COHERENCIA entre la praxis de la cúpula sindical con los objetivos "utópicos" mencionados. No es lo mismo que negocie un Fidalgo (próximo al PP como se acabó viendo) que un comunista, por ejemplo.
      Por otra parte, hay una función que los sindicatos tienen abandonada: hacer pedagogía política y social, desde las propias bases y entornos laborales concretos, A través de esa pedagogía se debe incrementar la masa crítica, la conciencia de clase... Pensemos, por ejemplo, algo tan básico como explicarle a los compañeros con los que trabajamos las razones de la crisis sistémica (es un ejemplo). Y ahí de nuevo es donde debe haber coherencia entre cómo se define un sindicato y su praxis. Esto se desprecia, pero luego nos lamentamos cuando vemos cosas como que varios millones de trabajadores votan al PP.
      En relación con LAB y el resto de los sindicatos nacionalistas, me he basado en lo mismo que hice con el resto de los sindicatos: atender únicamente a los estatutos. No entro ya a valorar si hay coherencia entre la ideología expresada en los estatutos y la praxis (sería meterse en un jardín de espinas e intencionadamente no quise entrar en el tema, ciñéndome solo a la declaración "formal" expresada en los estatutos).
      Saludos

      Eliminar
  10. Buen análisis sobre el sindicalismo, pero le falta una fuerza sindical para estar más completo.
    Le falta la Confederación Intersindical (intersindical.es), una organización formada por intersindicales y sindicatos soberanos del conjunto del estado, de la que me permito copiaros una parte de sus fines que están relacionados con el artículo:
    "Son fines propios de la Confederación:
    1. La consecución de una sociedad sin clases, una sociedad solidaria basada en una ética y en un modelo de desarrollo humano que elimine toda opresión y jerarquización de cualquier colectivo sobre otro.
    2. La lucha de los trabajadores y las trabajadoras hacia esta sociedad implica la defensa de un modelo de Servicios Públicos como garante de los derechos de esta sociedad, al servicio de ella y gestionados eficaz, honesta y democráticamente.
    3. Defender los intereses laborales, económicos y sociopolíticos de los trabajadores y trabajadoras y luchar por la mejora de las condiciones de vida y trabajo.
    4. Asumir las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras, siempre que no se opongan a las características y fines de la Confederación Intersindical.
    5. Dado el carácter sexista que preside la vida social, los diferentes miembros de la Confederación Intersindical asumirán y potenciarán la defensa de la igualdad real entre mujeres y hombres, fomentando la coeducación como modelo educativo que contribuye a transformar la actual situación de desigualdad que viven las mujeres y combatiendo cualquier discriminación que éstas sufran por razón de sexo."
    El funcionamiento de las organizaciones confederadas se basa en la toma de decisiones por las asambleas, en el asamblearismo que también tenemos en los Estatutos.
    La Intersindical y sus organizaciones confederadas han participado en la organización, extensión y potenciación de las Marchas de la Dignidad desde su nacimiento, y en ellas seguimos trabajando.
    Comentaros que, junto al funcionamiento soberano de cada uno de los Sindicatos o Intersindicales en su territorio, nos organizamos en sectores de ámbito estatal.
    Los STEs-intersindical, uno de los sectores de la Intersindical acaban de ganar las elecciones sindicales en la enseñanza; los resultados los podéis ver en stes.es .
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aportación. En efecto faltan organizaciones sindicales. No pretendía ni mucho menos hacer un mapa completo del sindicalismo existente, pero sí es verdad que al mencionar a unas organizaciones y no a otras, se incurre en un cierto agravio comparativo, aunque no fuese esa mi intención. En ese sentido agradezco tu comentario que viene a ampliar el contenido del texto.
      Salud

      Eliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.