Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

jueves, 24 de enero de 2013

PSOE, Pablo Iglesias y la lucha de clases



El giro ideológico que inicia el PSOE en el congreso de Congreso de Suresnes (octubre de 1974), acaba conduciendo a este partido no sólo al abandono del marxismo, sino a una profunda desideologización, en tanto que partido de izquierdas, y a un rumbo cada vez más escorado hacia posiciones socioliberales. Alejado incluso de las posiciones socialdemócratas más progresistas, el PSOE ha ido editando una socialdemocracia progresivamente desfigurada en su naturaleza política, configurando la peor versión posible de la misma. Un cambio que acaba por transformar al PSOE en un partido atrápalo todo (catch-all party, Otto Kirchheimer) con un discurso ideológicamente vaporoso y ambiguo, basado en una retórica muy bien desarrollada por su intelligenza orgánica durante años. Vocación de catch-all party reafirmada a medida que el PP se iba deslizando hacia posiciones de la derecha extrema. Una retórica la del PSOE que parece decir cosas, pero que en realidad dice nada al ser deconstruida. En efecto, el PSOE ha sabido desarrollar un lenguaje político del decir nada, aunque muy sobrecargado de un léxico que le otorga verosimilitud y blindaje ante la crítica del ciudadano de a pie. Un lenguaje el que es utilizado por el PSOE, que toma el formato de una liturgia con acompañamiento músical de buenismo y progresismo. Es así como el principal partido de la actual oposición, se ha ido travistiendo para adoptar la apariencia del mago de las palabras litúrgico-rituales, en una puesta en escena en la que decir - aunque sea nada - es un acto de habla (Searle), una acción dialéctica performativa, un acto ilocucionario (John L. Austin, ¿Cómo hacer cosas con palabras?)..., pero pura cascarilla teórico-ideológica y placebo político para las masas.


Felipe González con Fraga, en el Congreso en los años 80


Desde los diferentes gobiernos del PSOE durante estos 30 años de bucle bipartidista, se ha intentado el arte de la imposible prestidigitación: compaginar políticas económicas de la órbita del neoliberalismo (Boyer, Almunia, Solbes, Elena Salgado...) con políticas sociales que acaban siendo asfixiadas, disminuidas, relativizadas, menguadas en su eficacia… en base a esta contradicción raíz, cuya comprensión escapa a los electores al quedar oculta en medio de la selva retórica de promesas electorales efectistas.

Responsables política económica española últimos 30 años
Sin duda, uno de los más graves errores del PSOE fue el abandono de la lucha de clases, vector imprescindible e irrenunciable en la identidad de la izquierda política, sin el cual la izquierda deja de ser izquierda para convertirse en otra cosa. Y lo hizo en aras de un interclasismo post-Suresnes, acorde con su nueva identidad política atrápalo todo. Era inevitable que esto ocurriese, una vez que el partido fija como meta final no ya la consecución del socialismo, sino la de una capitalismo de color rosa, un capitalismo feliz en el que supuestamente todos podríamos llegar a comer perdices y vivir felices. Un capitalismo repensado desde la cocina ideológica del PSOE como una nueva Arcadia, en la que el rico y el pobre, el explotador y el explotado, el banquero y el currante machacado... enlazarían sus manos alegres y felices gozando de la armonía y la fraternidad perpetuas. Un capitalismo al que incluso se rebautiza eufemísticamente para darle nombre santo: economía social de mercado. Han transcurrido tres décadas de bucle bipartidista, en las que el PSOE ha puesto énfasis en convencernos de que todos somos clase media, un concepto etéreo que esconde las profundas contradicciones de clases y la lucha de clases de la sociedad actual. Mismo en estos momentos de agonía ciudadana provocada por la crisis sistémica y por los chatarreros del estado del bienestar, el PSOE manifiesta alergia discursiva si tiene que hablar de clase trabajadora; parece sentirse más cómodo hablando del hundimiento y problemas de la clase media. Y es que ya se sabe: todos somos clase media.

Obviamente, esto obliga al debate sobre las teorías sociológicas de la estratificación social y sobre la estructura de clases en la actual fase del capitalismo marcada por la globalización. No existe un proletariado o una clase obrera como la que existía hace décadas y vivimos en una sociedad post-industrial en la que la clase trabajadora aparece fragmentada, dividida y sometida no pocas veces a conflictos internos en tanto que clase. Habrá tiempo de tocar este tema en el blog.

Esta entrada del blogdelviejotopo está dedicada a rescatar del olvido un escrito de Pablo Iglesias, fundador del PSOE. Difícilmente podría ser asumido por la actual nomenclatura orgánica de este partido, lo que nos hace reflexionar acerca de si en los tiempos actuales IU es acaso quien mejor representa el legado, los valores y todo aquello por lo que luchó Pablo Iglesias. Es un texto de hace 124 años, pero que sigue manteniendo en su esencia una profunda actualidad. El lector, ¿sería capaz de reconocer al actual PSOE en este texto de su fundador? Reproducimos extractos del artículo de Pablo Iglesias:

Por ignorancia unos, y otros por conveniencia, los hombres que tienen á su cargo la defensa de los intereses patronales han negado siempre que la base de la sociedad actual, como la de las sociedades precedentes, fuera la lucha de clases. Y partiendo de esta negación han calificado de locos, perturbadores y hasta criminales á los socialistas revolucionarios, que, ateniéndose á la verdad y á los hechos, han sostenido con firmeza la existencia de aquella lucha y recomendado, por tanto, á la clase trabajadora que la mantenga conscientemente hasta que logre acabar con sus opresores y establecer un sistema social donde la solidaridad haga imposible todo antagonismo entre los seres racionales. (…)
¿Dónde existe hoy la conciliación y la armonía entre los asalariados y capitalistas de que nos hablan los economistas burgueses? (…) 
¿Y es posible que después de todo esto, de pugna tan marcada, de guerra tan abierta y tenaz como la que en la actualidad mantiene la clase oprimida con la clase opresora, los pobres con los ricos, haya quien se atreva á decir que la lucha de clases no existe y que es solamente una invención dañina de los socialistas revolucionarios? 
Esto no es ya cínico ni descarado, sino simplemente torpe; porque, ¿qué adelantan los portaestandartes de la clase parásita con negar una cosa que no sólo se ve perfectamente, sino que puede decirse que se palpa y se respira por todos? ¿Tranquilizar á su clase? ¿Darle á entender que su dominio se quebranta y que disfrutará por mucho tiempo las riquezas que ha acaparado y las que pueda arrancar todavía á los productores? Imposible. (...) Saben ya los que viven del trabajo ajeno que tales manifestaciones encierran suma gravedad para su existencia como clase, y que sólo la fuerza material podrá permitirles prolongar un poco su imperio sobre las masas obreras.
(...) ¿Y cómo no, cómo podría ser otra cosa, cuando hoy los explotadores los fustigan más que nunca, los atormentan horriblemente y les roban como jamás lo han hecho el fruto de su trabajo?
(...) Al presente, en que el antagonismo social, la lucha de la clase poseyente con la clase desposeída se manifiesta por multitud de señales y fenómenos, no cabe más que reconocerla francamente y aceptar la situación en que coloca á unos y á otros, y así como los socialistas declaran que aún no tienen fuerza bastante para hundir en el polvo el último régimen social basado en la esclavitud, confiesen los abogados de la burguesía que la muerte, únicamente la muerte, es lo que espera á su clase al término de dicha lucha.

Pablo Iglesias, fundador del PSOE

Escrito por Pablo Iglesias. Publicado en El Socialista, el 31 de mayo de 1889 (descarga aquí texto COMPLETO en formato pdf)


Añadimos una nota final de humor a este artículo, reproduciendo un divertido sketch del programa Vaya semanita de la EITB. El sketch se titula "Hay un socialista en la sala"

Sketch sobre el PSOE y Pablo Iglesias en la EITB (Euskal Irrati Telebista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.